Zafira Tzënofy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zafira Tzënofy

Mensaje por Samhain Stoker el Vie Mayo 25, 2012 3:47 am


avatar

Zafira Tzënofy
Zeffy ▲ 17 años ▲ Durmstrang ▲ Argentloup ▲ Pansexual ▲ Mago



Otros datos importantes
▲ Fecha de Nacimiento: 28 de febrero de 2033
▲ Nacionalidad: Rusa
▲ Sangre: Limpia
▲ Clase Social: Media Alta
▲ Varita: Fresno, 25 cm, flexible, cabello de veela
▲ Patronus: Conejo
▲ Empleo: Estudiante
▲ Armas: Su varita, su originalidad.
▲ Pertenencias: Lentes grandes, varitas de juguete, algunas chucherías y fotografías.


Descripción Física
¿Qué se puede decir de Zafira? Cuando la veas, sabrás que acabas de conocer a una persona sin igual. Alta, aunque quizá no tanto como la abrumadora mayoría europea, ella alcanza los 172 centímetros de altura. Delgada, incluso enclenque, podrías decir, ésta joven es de piel blanca y algo sonrosada que le da un toque infantil de total ternura e inocencia. Pelirroja como su abuela, y de cabello levemente ondulado y largo, siempre lo lleva suelto para que ande libre. Tiene unos enormes ojos de color gris, expresivos y a la vez llenos de tranquilidad y dulzura. Su vestimenta es peculiar, pero llena de estilo, viste de faldas largas y negras, hasta vestidos floreados; sus accesorios favoritos son unos lentes & un sombrero, muy a lo Charles Chaplin.



Gustos & Disgustos
GUSTOS
Leer. Pero no cualquier cosa, ésta joven es una chica que vive en su propio mundo, rodeada de hadas y quimeras, jamás se cansa de la magia, ni siquiera de aquella que podría parecer "irreal".
Estudiar. Diestra en cualquier arte, preparada siempre para levantar la mano y decir una respuesta correcta, y además humilde como para aceptar sus errores. Esta joven no sabría qué hacer si le pidiesen dejara de estudiar.
Dulces. Hasta ella misma dice que es un cliché, pero adora los dulces y en especial esos que vienen en bolsitas de colores, y en la cual es difícil encontrar la chuchería roja.
Originalidad. A pesar de ser un corazón, esta mujer no soporta las charlas triviales y superficiales, aunque es capaz de sacarlas adelante.
Los lugares abiertos. Amante de los bosques, jardines & lagos, le encantan aquellos lugares donde se respira un ambiente limpio, tranquilo y lleno de lo natural.

DISGUSTOS
Mentiras. Para ella la lealtad es tan importante como respetar las reglas, por lo que una vez le mientes has perdido su confianza, quizá para siempre si la falta fue grave.
Maldad. Ella creé en la maldad como algo relativo, pero aún así es incapaz de comprender cómo la gente acepta los Juegos con tanta tranquilidad, algunos inclusive celebrando.


Habilidades
Pareciera tener talento en todas las materias, y la verdad es que ella cuenta con una memoria fotográfica tan potente que cada página de cada libro que ha leído la recuerda, aunque sea vagamente.
Se le dan las pociones y la herbolaria, y aunque es buena con los hechizos defensivos y demás, realmente no se siente capacitada para una batalla de verdad. Y mucho menos en los Juegos.





Historia & personalidad
Si quieres conocer a alguien, pregúntale cómo nació, entonces lo sabrás. Zafira lo leyó alguna vez en un viejo libro que su padre tenía arrumbado en la vieja biblioteca familiar, y desde entonces decide comenzar su historia contando la de sus padres.

Si mis padres no se hubiera conocido, obviamente no estaría aquí, así que mi historia comienza con la suya.... Es lo que siempre dice cuando alguien se lo pregunta, y después se suelta de entero la historia de su padre y madre.

Heredero del más aburrido y rico hombre del lugar, Reshem Diatlov se graduó de Durmstrang, siendo Argetloup su casa madre. Comenzó a trabajar como auror, especializándose en los más grotescos casos, de los cuales todos huían, fue ahí dónde conoció a la que sería su mujer Ebba Tzënofy; ella era otra mujer que se había tomado el trabajo de ayudar a la gente en serio, solo que ella lo hacía como medimaga. Fue casi el destino que lo hirieran esa navidad, y que la única que se había quedado en el hospital hubiera sido Ebba. Pasaron un día interesante, intentando sanar las heridas de Reshem, y luego, con el frío de la noche, él decidió tomarla para él

Al principio no fue consentido, pero después fue todo lo contrario, y ella terminó amándolo con pasión y locura desenfrenada, pasando del sexo salvaje al amor pasional. Igual, Reshem se enamoró y ambos decidieron unirse en matrimonio.

El padre de Reshem opuso resistencia, puesto que se decía la familia Diatlov era una familia que solamente se mezclaba con otras familias de abolengo, su hijo lo mandó al otro lado de la luna, y se casó e incluso descaradamente le gritó que dejaría su apellido y fortuna si no lo dejaba casarse con ella. El padre, al no tener otro heredero, y ningún familiar cercano a parte de su esposa enfermiza y neurótica (a la cual odiaba por cierto) no le quedó más remedio que aceptar la unión. Aunque, claro, y para reafirmar su rebeldía se cambió el apellido.

Fueron dos años después cuando por fin concibieron a la pequeña Zafira, nombre dado por la curiosa coincidencia de nombre con ambas abuelas maternas. Fue la única hija que tuvieron, pues decidieron ser egoístas y no traer a ningún vástago suyo que tuviera que pasar por la arena de los terribles juegos. Ambos se juraron que pelearían en contra de quién fuera para tener a su hija a salvo.

Fue educada en el hogar, lleno de amor y cariño, y algo de problemas desvencijados. La abuela estaba loca, y el abuelo era un cascarrabias, y aún así la niña se sentaba de dos años a observar al abuelo fijamente cuando éste le decía que ella era una basura. Finalmente y después de dos años más de mirarle fijamente, sin entenderle ni un comino, el abuelo terminó enternecido con la chiquilla y comenzó a mimarla. Le enseñó a leer a los cinco años, y le mostró su colección más extensa de libros, mientras sus padres miraban desde la cerradura cómo ambos se divertían con la descontrolada magia de la niña.

Reshem & Ebba siguieron con su trabajo, ambos empeñados en su imposible labor de ayudar a la gente, cuando de pronto la niña ya tenía once años y la familia entera, madre, padre, y abuelo (la abuela había fallecido ya) despidieron a la niña en la estación de tren, todos lamentándose y a la vez regocijándose de que la niña estuviera creciendo.

Cada año, en Octubre lloraban, cuando salían los nombres de quienes entrarían en la arena, y año con año, lloraban de alegría y amargura cuando ella no era nombrada. Quizá tanto amor y preocupación, hicieron que ella pensara que había sido la magia de su familia quien la había protegido; y creer que las cosas que deseas de verdad se pueden realizar.


Familia
Ebba Tzënofy. Su madre.
Reshem Tzënofy. Su padre.



He Leído y Aceptado las Reglas de Hogwarts Games
avatar
Samhain Stoker
Sangre Pura ▲ Oposición

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 19/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.